De acuerdo con lo establecido en el artículo 9 de la Ley 30/2015, de 9 de septiembre, la formación programada por las empresas deberá guardar relación con la actividad empresarial y adecuarse a las necesidades formativas de aquellas y sus trabajadores.

 

Las empresas y entidades externas a las que se hubiera encargado la organización de la formación bonificada deberá asegurar la adecuación de las acciones formativas a las necesidades formativas de las empresas y de sus trabajadores, además debe existir relación de la formación con el puesto de trabajo.

Para establecer procesos de formación eficaces es importante realizar un estudio previo que nos ayude a sacar el máximo partido a la formación que necesitamos.

A través del siguiente documento podrás realizar un estudio previo de las necesidades formativas de tu empresa.